top of page

¿Conoces el origen energético del Valle del Elqui?

Actualizado: 26 jul 2023


¿Te imaginas estar en un lugar donde dos pequeños torrentes se unen para formar un río majestuoso rodeado de impresionantes montañas e historias?


¡Eso es exactamente lo que ocurre en Rivadavia!


Dönde esta historia energética del Valle del Elqui comienza

El Comienzo

El misterio se cierne sobre Rivadavia


Rivadavia, un lugar donde convergen dos ríos y donde se teje una historia que desafía la lógica y enciende la imaginación.


En el valle del Elqui, donde los ríos Turbio y Claro se unen, se esconde un enigma.


Un enigma que llevó a personas de todo el mundo a buscar respuestas en sus tierras y cuyos hilos entrelazados aún nos siguen atrayendo.


A medida que continuamos por la Ruta 41, el misterio comienza a profundizar.


¿Por qué la Gran Fraternidad Universal eligió este lugar para predecir el nacimiento de alguien que cambiaría el rumbo de la humanidad?


¿Qué sabían ellos que nosotros no?


El tiempo ha borrado parte de esta leyenda, pero las piezas del rompecabezas aún persisten.


Los lamas tibetanos, quienes supuestamente llegaron en los años 70, afirmaban que el centro magnético de la Tierra se desplazaría desde los Himalayas hasta el valle del Elqui.


La coincidencia con la llegada de la Era de Acuario solo aumentó la intriga.


¿Fue este un evento predestinado, esperando a que nosotros lo descubramos?


Las historias de la NASA no hacen más que añadir otro nivel de misterio. ¿Podría ser verdad que una de sus naves captó un punto luminoso y energético sobre el valle del Elqui? Aunque no se ha podido confirmar con datos fiables, la posibilidad de que exista una alta concentración de energía en este lugar nos lleva a preguntarnos qué más podría estar oculto en sus rincones y paisajes.


El boca a boca ha traspasado fronteras, y aquellos que buscan respuestas han venido de lejos para establecerse en el valle. La unión de los ríos Turbio y Claro en Rivadavia, ahora considerada como el Yin y el Yang del planeta, despierta la curiosidad de aquellos que sienten la llamada de lo desconocido.


En el próximo capítulo, continuaremos explorando el valle del río Claro y sus pueblos más visitados: Paihuano, Montegrande, Cochiguaz y Pisco Elqui.


¿Qué más descubriremos en nuestro viaje hacia el corazón del misterio que envuelve el valle del Elqui? Solo el tiempo lo dirá.


Pero una cosa es segura: la intriga y el enigma que se encuentran en cada rincón de este valle nos seguirán atrapando en su misteriosa red.

El enigma de los polos energéticos

El año 1978 marcó un hito en la historia mística del valle del Elqui con la llegada del Maestro Vasant, un hombre cuyo legado persiste en la actualidad.


¿Qué lo llevó a este valle, y qué buscaba al establecer uno de los tres polos energéticos del planeta aquí?


Cecilia Rodríguez, conocida como "Madre Cecilia", había fundado una comunidad en Cochihuaz, ligada a la Gran Fraternidad Universal. Pero fue la llegada del Maestro Vasant lo que encendió la chispa que transformaría el valle en un lugar de energía y espiritualidad.


El Maestro Vasant, padre de la Terapia Homa y promotor de prácticas ancestrales como el Agnihotra, MahaMritiunyaja, Gayatri y Rudram, tenía una visión. Buscaba un lugar en el valle del Elqui para establecer uno de los tres puntos energéticos del planeta.


¿Por qué eligió El Colorado, en Cochihuaz, como uno de estos puntos, junto con otros en la India y Polonia? ¿Qué sabía él sobre la energía que se concentraba en estos lugares?


La creencia sostenida por el maestro y sus seguidores nos sumerge en un misterio aún más profundo. Afirmaban que, con el cambio de milenio y la transición cósmica de la Era de Piscis a la Era de Acuario, las energías magnéticas y espirituales de la Tierra se habían trasladado de 30° Norte, en el Tíbet, a 30° Sur, en el valle del Elqui.


Esta afirmación audaz nos lleva a preguntarnos qué secretos podrían estar ocultos en la geografía y la historia del valle del Elqui.


¿Podría ser verdad que este lugar ha heredado la energía espiritual que una vez emanó de los Himalayas?


A medida que exploramos más a fondo el misterio de los polos energéticos y el legado del Maestro Vasant, nos adentramos en un mundo de enigmas y preguntas sin respuesta. La historia mística del valle del Elqui se despliega ante nosotros como un tapiz de secretos y energías ocultas, cuyos hilos aún están por descubrirse.


En el próximo capítulo, seguiremos desentrañando la historia del valle del Elqui y los enigmas que se esconden en sus paisajes y comunidades.


¿Qué más descubriremos en nuestro viaje hacia el corazón de este misterio? Solo el tiempo lo dirá, pero una cosa es segura: la intriga y el enigma seguirán guiando nuestro camino en la búsqueda de la verdad oculta en el valle del Elqui.


Los secretos de la Terapia Homa y el Agnihotra: sanando la atmósfera y más allá


La Terapia Homa

El valle del Elqui no solo es un lugar de misterio y enigmas energéticos, sino también el hogar de antiguas prácticas de sanación que se han mantenido vivas a lo largo de los siglos. La Terapia Homa y el Agnihotra son dos de estas prácticas, cuyos orígenes se remontan a la Medicina Ayurvédica y los Vedas.


Pero, ¿qué secretos guardan estas técnicas, y cómo han influido en la historia mística del valle del Elqui?


La Terapia Homa, basada en la ejecución de fuegos bioenergéticos, es un método de purificación del aire a través del fuego que tiene sus raíces en el sánscrito. Sus practicantes sostienen que, al sanar la atmósfera, esta a su vez nos sana a nosotros.


¿Podría ser que la Terapia Homa sea una clave en el misterio de las energías que se concentran en el valle del Elqui?


Por otro lado, el Agnihotra es el fuego bioenergético básico y más potente de la Terapia Homa. Esta práctica, realizada en una pirámide de cobre y acompañada de mantras, captura y distribuye las radiaciones revitalizadoras y regeneradoras del sol durante su salida y puesta. Las cenizas que quedan tras la ceremonia son utilizadas en una amplia variedad de aplicaciones, desde purificar el aire y el agua hasta liberar la mente de patrones negativos y adicciones.


En el valle del Elqui, estas prácticas han persistido y se han expandido a otras partes del país, influenciando a comunidades y grupos vinculados con prácticas provenientes de la India y el Tíbet.


¿Es posible que la Terapia Homa y el Agnihotra hayan sido el puente que conectó estos lugares y culturas con el valle del Elqui, transformándolo en un centro de energía y espiritualidad?


A medida que continuamos explorando la historia mística del valle del Elqui, las prácticas de la Terapia Homa y el Agnihotra nos ofrecen pistas y revelaciones sobre las energías y secretos que se esconden en este enigmático lugar. En el próximo capítulo, seguiremos desentrañando estos misterios y descubriendo cómo estas antiguas prácticas de sanación han dejado su huella en el valle del Elqui y más allá.


Mientras tanto, la intriga y el enigma siguen guiando nuestro camino en la búsqueda de la verdad oculta en el valle del Elqui, donde cada descubrimiento nos lleva más profundo en el corazón del misterio.


Descubriendo la verdad entre los datos

La historia mística del valle del Elqui se vuelve aún más enigmática al encontrarnos con datos no comprobables y afirmaciones sin respaldo documental. Como detectives en busca de la verdad, nos adentramos en el laberinto de lo desconocido, buscando pistas que nos ayuden a distinguir entre la realidad y la ficción.


Una afirmación intrigante sostiene que, en 1967, los astronautas de la misión Gemini detectaron puntos brillantes en los Andes, siendo el más brillante en el valle del Elqui. Sin embargo, la última misión tripulada de Gemini ocurrió en 1966, lo que hace poco probable la veracidad de esta afirmación.


¿Podría ser una coincidencia, o hay algo más en esta historia?


Otro misterio es la creencia de que monjes del Tíbet se establecieron en los Andes, en el valle del Elqui. Aunque no existen pruebas documentales que respalden esta afirmación, es difícil ignorar la conexión espiritual y energética entre el valle del Elqui y lugares como el Tíbet.


¿Es posible que estos monjes hayan sido atraídos por la energía del valle, dejando un legado espiritual que perdura hasta hoy?


Un tercer enigma se refiere al mapa Magsat, que supuestamente muestra un punto de energía positiva entre las latitudes 27 y 33 grados sur, con el valle del Elqui en el centro. Aunque esta afirmación no ha sido comprobada y no está respaldada por datos científicos, es innegable que el valle del Elqui es un lugar único y lleno de energía.


¿Podría ser que este punto de energía exista, aún sin el respaldo de la ciencia actual?


En el próximo capítulo, continuaremos nuestra búsqueda de la verdad en el valle del Elqui, explorando aún más las afirmaciones no comprobadas y descubriendo qué secretos se esconden en este enigmático lugar. Mientras tanto, la intriga y el enigma siguen guiando nuestro camino, llevándonos más profundo en el laberinto de lo desconocido y desafiándonos a desentrañar los misterios que se ocultan en las sombras del valle del Elqui.


El legado místico del cometa Halley

El valle del Elqui, con su aura de misterio, alcanzó un punto álgido en 1985 con el esperado paso del cometa Halley. Fue en este momento que la región experimentó una explosión en el imaginario colectivo, transformándose en un lugar mágico y enigmático.


Las comunidades espirituales ya habían echado raíces en el valle, y la más célebre de ellas fue la fundada por la enigmática "Madre Cecilia" en Cochiguaz. Sus creencias y prácticas combinaron elementos de OVNIs, religión y profecías, atrayendo a numerosos lugareños que cedieron terrenos y vendieron sus propiedades. Sin embargo, cuando el "arrebatamiento" profetizado por la "Madre Cecilia" no sucedió, su paradero se volvió un misterio. A pesar del descrédito que sufrió su comunidad, el mito persistió y se convirtió en una leyenda urbana.


Fue en este contexto que el interés mediático por el valle del Elqui y sus comunidades espirituales alcanzó su punto máximo. La periodista Malú Sierra escribió el libro "Elqui, el cielo está más cerca", documentando el movimiento espiritual en auge en la región. Otro libro, "El Levantamiento" de Mikaela de Salvington, relató la relación entre la "Madre Cecilia" y la Misión RAMA del peruano Sixto Paz Wells.


En marzo de 1986, el valle del Elqui fue consagrado como el lugar ideal para presenciar el paso del cometa Halley. Miles de personas acudieron a la región, superando la capacidad de alojamiento local y durmiendo en vehículos y carpas. Televisión Nacional organizó un espectáculo artístico de estilo New Age en un impresionante anfiteatro al aire libre.


Aunque el paso del cometa Halley no fue tan espectacular como se había anunciado, este evento marcó un punto de inflexión en la historia del valle del Elqui. A partir de entonces, el interés de los chilenos en la región aumentó, dando lugar al nacimiento de la infraestructura hotelera y de servicios en la zona. Antes de este momento, la ruta asfaltada solo llegaba hasta Rivadavia, y adentrarse en el valle implicaba atravesar estrechos caminos de tierra llenos de "calamina" o "serrucho". Fue en esta época cuando nació el modesto restaurante Halley, que con el tiempo se convirtió en el más visitado de Vicuña.


El paso del cometa Halley dejó una marca indeleble en el valle del Elqui, transformándolo en un lugar de misterio, intriga y fascinación que continúa atrayendo a visitantes de todo el mundo.


Un valle transformado y la lucha por su preservación

A finales de la década de los 80, el valle del Elqui experimentó una fascinante ola migratoria de buscadores espirituales, humanistas, ecologistas y aventureros.


Esta mezcla ecléctica de personas revitalizó las comunidades y atrajo a celebridades, convirtiendo al valle en un destino turístico místico de renombre.


La década de los 90 trajo consigo aún más diversidad, con personas de diferentes orígenes estableciéndose en el valle. Aunque algunos se integraron y se quedaron, otros regresaron a sus lugares de origen. Sin embargo, lo que no cambió fue el flujo constante de visitantes.


El turismo creció rápidamente, y nuevos hoteles, restaurantes y proyectos turísticos diversificaron la oferta en la región.


Pero el éxito del valle no estuvo exento de desafíos. La explotación del río Cochiguaz, uno de los más frágiles y bellos de la zona, amenazaba con destruir el paisaje y el ecosistema local. Los nuevos habitantes, conscientes de los problemas ambientales, se unieron en una lucha para proteger el río.


Su persistencia y movilización eventualmente llevaron al presidente Patricio Aylwin a vetar el proyecto de entubamiento del río. Esta victoria fue un testimonio del poder de la comunidad y del amor por la tierra.


A pesar de los desafíos, los habitantes originales del valle conviven con los recién llegados, aunque a veces la integración es difícil debido a las diferencias culturales.


El turismo masivo ha traído consigo problemas de contaminación, alcoholismo, drogas y deterioro paisajístico. Aun así, también ha atraído a visitantes respetuosos y conscientes que valoran la belleza y la espiritualidad del valle.


El valle del Elqui sigue enfrentando problemas endémicos como el alcoholismo y la falta de empleo estable para sus habitantes locales.


Las generaciones más jóvenes, hijos de los "transplantados", han crecido en comunidades y heredado las creencias de sus padres, mientras que otros han optado por emigrar en busca de nuevas oportunidades.


En este capítulo de cambio y desafío, el valle del Elqui se encuentra en una encrucijada.


¿Prevalecerá la espiritualidad y la belleza que lo hizo famoso, o sucumbirá a los problemas que amenazan con destruirlo?


Solo el tiempo dirá si los habitantes del valle del Elqui lograrán un equilibrio entre la preservación de su patrimonio y la adaptación al mundo moderno.



El enigma del Valle del Elqui

En conclusión, el Valle del Elqui está rodeado de misterio e intriga, con numerosos mitos y leyendas que han surgido a lo largo de las últimas décadas.


Tal vez uno de los aspectos más intrigantes de este valle es la presencia de concentraciones significativas de magnetita y cuarzo en cerros como el Cancana, en Cochihuaz.


¿Podrían estos minerales ser la clave para desentrañar los enigmas energéticos del valle?


Aquellos que visitan el valle con una mente abierta y sensible a menudo experimentan cambios en sus campos energéticos sutiles, aunque estos fenómenos siguen siendo difíciles de explicar científicamente.


¿Es acaso el Valle del Elqui un lugar de poder y transformación, o simplemente un hermoso paisaje que cautiva la imaginación?


Esta crónica, basada en experiencias personales y testimonios orales, puede no ser completamente rigurosa desde el punto de vista histórico y, quizás, no haya incluido todos los datos y actores relevantes.


No obstante, sirve como punto de partida para explorar la fascinante historia mística del valle, un área que aún no ha sido estudiada exhaustivamente.


Te invitamos a sumergirte en el misterio y a compartir tus propias experiencias e ideas.


Tal vez, juntos, podamos acercarnos un poco más a descifrar el enigma del Valle del Elqui y comprender mejor las fuerzas místicas y energéticas que lo hacen un lugar tan especial y enigmático.

Texto original: Mauricio Bertero H.



Comentarios


bottom of page