top of page

Chapilca: El Arte de Tejer Historias y Tradiciones en el Valle del Elqui

Descubre el latido artesanal del Valle del Elqui, un ritmo tejido en la tradición, la innovación y el espíritu comunitario. Conoce la historia de las tejedoras de Chapilca, las guardianas de un arte ancestral que es tanto su sustento como su legado

Tejedoras de Chapilca - Valle del Elqui
Tejedoras de Chapilca - Valle del Elqui

Índice


Introducción

En el corazón del místico Valle del Elqui, donde la poesía de Gabriela Mistral y la belleza de los cielos estrellados convergen, se halla un tesoro oculto de gran relevancia cultural. Hablamos de Chapilca, un modesto caserío a unos 30 kilómetros de distancia de Vicuña.


Aquí, el arte del tejido ha sido más que una simple tradición: es el alma de la comunidad y la principal fuente de ingresos para más del 80% de sus habitantes.


En este relato, nos sumergiremos en la riqueza y profundidad de este patrimonio textil.


La Comunidad Tejedora: El Alma de Chapilca

Fundada en 1968, la Agrupación de Tejedoras de Chapilca es un hervidero de creatividad y colaboración.


Más que un centro cultural, es una venerable institución, un faro de conocimiento donde las técnicas ancestrales del tejido son generosamente compartidas entre generaciones.


Cada miembro de la comunidad aporta algo único al proceso, creando una conjunto de habilidades y estilos que hacen que cada poncho, manta, alfombra o pasillo sea una obra de arte en sí misma.


El Legado de Aída Pizarro: Una Vida Entre Hilos

Aída Pizarro, una de las fundadoras de la Agrupación, es una fuente inagotable de sabiduría y técnica.


Con más de siete décadas de experiencia, Aída empezó como una joven aprendiz a los 12 años, absorbiendo cada pizca de conocimiento de su madre.


Hoy, aunque las limitaciones de la edad la han alejado del telar, su influencia permanece impresa en cada hebra y en el espíritu de cada artesana que forma parte de esta comunidad.


Técnica y Herramientas: Innovación y Tradición

Los telares de Chapilca son únicos. Su posición horizontal, sostenida por cuatro palos anclados al suelo, les da el nombre de "telar palo planta'o".


Además, la utilización de pedales para avanzar en la trama introduce una complejidad adicional al proceso de tejido.


Aunque arduo y físicamente agotador, este método permite una precisión inigualable, dando como resultado textiles de una belleza y calidad excepcionales.


El Colectivismo en Acción: Más Allá del Individualismo

En Chapilca, el colectivismo es más que una ideología; es un modo de vida.


Desde hilar y ovillar hasta teñir y trenzar, cada mujer tiene un rol específico que desempeñar.


Esta sinergia colectiva se manifiesta en cada creación, haciendo que cada pieza no sea solo un objeto físico, sino también un testimonio tangible de la comunidad y su espíritu de colaboración.


Más Que Simples Textiles: Tejiendo Historia y Cultura

Las artesanas de Chapilca están comprometidas con algo más grande que la simple creación de objetos textiles.


Están inmersas en un proyecto de conservación cultural, manteniendo viva una tradición que ha servido para proteger del frío a generaciones de habitantes y arrieros del valle.


Sus obras son más que productos; son la encapsulación de siglos de historia, tradición y amor por el arte.


Conclusiones y Contacto

Para quienes buscan una experiencia auténtica en el Valle del Elqui, una visita a las Tejedoras de Chapilca es indispensable.

Chapilca no es solo un lugar donde las lanas se entrelazan para formar textiles.


Es un enclave donde se tejen historias, se unen generaciones y se forjan tradiciones.


Es, en definitiva, un lugar donde el arte del tejido y la riqueza cultural se entrelazan de forma indisoluble.


¿Y tú, estás listo para ser parte de esta trama?


Comments


bottom of page